JAMES NIZAM

IMAGEN PORTADA BLOG-01

“As far back as I can remember I’ve always had a black book to draw in or to write down my ideas and thoughts.” 

James Nizam para Hunted Projects

Como realidades paralelas, tan distantes y semejantes a la vez, los exteriores se infiltran en las ruinosas habitaciones de Vancouver en Anteroom.

James Nizam, artista por deformación, decidió homenajear su ciudad natal a partir de los restos antiguos que quedan de ella, algo realmente fuera de lo común cuando se habla de retratar la pintoresca y fotogénica ciudad de Vancouver. Dejando constancia de la metamorfosis silenciosa que poco a poco consume los despojos de la ciudad canadiense, Nizam crea paisajes dentro de paisajes que simbolizan la verdadera realidad de una urbe en transformación.

Algo que bien podrían llamarse metapaisajes, pero sin el componente de “arte digital”, más bien al contrario, quedándose sólo con la crítica a la urbanización y estandarización del paisaje.

En todos sus trabajos, la luz es el tema principal y el que vehicula sus mensajes artísticos, y todas ellas perduran a través del registro fotográfico ya que al fin y al cabo, a pesar de que para realizar las obras debe convertirse en artista para alterar el espacio, Nizam es fotógrafo.

Y es en este sentido, en el del proceso artístico y la permanencia de la obra a través de la fotografía, que se parece mucho a Gordon Matta-Clarksobretodo en sus obras Two Triangles y Four Circles.

“The end of the spectacle brings with it the collapse of reality into hyperrealism, the meticulous reduplication of the real, preferably through another reproductive medium such as advertising or photography. Through reproduction from one medium into another the real becomes volatile, it becomes the allegory of death, but it also draws strength from its own destruction, becoming the real for its own sake, a fetichism of the lost object which is no longer the object of representation, but the ecstasy of the degeneration and its own ritual extermination: the hyperreal.” [Gordon Matta-Clark]

En cuanto al juego con las luces y las formas intangibles que se generan en el espacio, como las que crea en Trace Heavens, no es complicado hacer el paralelismo con la obra de Anthony McCall, o con Otto Pienne.

Pero volvamos a la serie Anteroom, que es la que más me fascina de sus colecciones.

En Gallery Jones se exhibieron algunas de las obras de la serie Anteroom, y su director, David Chaperon, definía así su significado:

“Vancouver is a strange young city that has experienced a phenomenal growth in the last 20 years. Demolition of houses and buildings not even 30-40 years old is common. It’s a continual burial of short term history and memories. The Anteroom series transforms these lost residences into ghosted recordings, in essence, to use a film term, a fade out/fade in.”

Con una de las formas más antiguas de calco de la realidad, Nizam consigue incrustar los paisajes exteriores en interiores de casas abandonadas a punto de ser demolidas, gracias a la magia de la luz.

Habiendo escogido su víctima perfecta, estudiando tanto su lienzo como su pintura en potencia, primero opaca cualquier agujero susceptible de dejar paso a algún haz de luz rebelde, dejando así todo el interior de la habitación completamente oscuro.

Posteriormente, realiza un diminuto agujero en una de las paredes en el cual coloca una lente óptica que dejará traspasar la imagen.

Finalmente, siendo ya de noche, y habiendo colocado una cámara fotográfica de 35mm de larga exposición (7-9 minutos) en el interior del habitáculo oscuro, dispara repetidamente un flash que proyecta la luz a través de la lente del diminuto agujero en la pared, pintando temporalmente la pared de la habitación con el paisaje del exterior.

Es lo que se llama, una gran cámara oscura.

Evidentemente, no es el único artista que trabaja con este método, por ejemplo Abelardo Morell o Marja Pirilä, pero sus piezas tienen un especial significado, tiene una crítica subyacente a la imagen que le da sentido auténtico.

Se dice que viendo lo que un hombre fotografía, se puede saber qué es lo que más teme perder. 

La pérdida siempre viene seguida de la sustitución. Uno muere, otro nace, uno cae, otro se levanta, uno se va, otro viene… así siempre ha sido y siempre será, por los siglos de los siglos, amén.

Y es que este rezo viene demasiado a cuento con la historia de Anteroom, pues es el cuento del fin de lo antiguo y el inicio de una era, más bella, más eficiente, más estandarizada, más muerta.

Unas casas sucias y acabadas que ven en su interior, el sufrimiento del devenir, su fin, su progreso. Y Nizam quiere que nosotros también veamos sus entrañas, sus pensamientos, su mirada. Por eso les da la posibilidad de expresar en su último aliento, la pena por los paisajes perdidos.

Anuncios
JAMES NIZAM

Un comentario en “JAMES NIZAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s